jueves, 11 de octubre de 2007

KYOCERA CELULAR FAVORITO DE LOS USUARIOS EN EL PAÍS



MI VIDA SIN CELULAR...
A través del correo eletrónico del diario El Nacional se recibieron 46 escritos provenientes de todo el país.
En ellos, los concursantes se atrevieron a imaginar cómo sería su vida sin el preciado teléfono celular. Enza García Arreaza, ganadora del concurso para obras de autores inéditos Monte Ávila editores 2007, en el género de narrativa, fue la encargada de escoger el texto merecedor del celular Kyocera K352.
Para elegirlo, se tomaron en cuenta la creatividad, el estilo y la buena ortografía. La triunfadora resultó ser Laura Martínez, quién participó desde el estado Bolívar.

A continuación la historia completa:

EL CELULAR ES COMO UN NIÑO
¿Qué sería de mi vida sin un celular?
Quizás fuese un poco diferente, porque me aliviaría de ciertas responsabilidades maternales aue se adquieren al comprar uno de ellos.
¿Y porqué lo digo?
Bueno porque siempre he creído que estos aparatos son como un niño pequeño.
Esto lo pienso al darle de comer que en el argot digital se traduce cargar la batería; al limpiarle la carita, bueno la pantalla, para tenerlo presentable ante la sociedad; al tenerlo bien vestido, con una buena carcasa; al darle dinero, o más bién comprar una tarjeta, al evitar que ande con malas amistades, de cierta forma no prestarlo; al no dejarlo ver pornografía (sin comentarios).
¿Cómo sería mi vida sin un celular?
De seguro, ante la necesidad de comunicarme, contribuiría a la explotación de aquellos que trabajan día y noche sin ningún cariñito y siempre están sucios y mal alimentados.
Me refiero a los pobrecitos que mantienen encadenados debajo de unos toldos con un letrero de "se hacen llamadas", llenando de dinero a ese violador de los derechos de equipos digitales.
Así sólo ayudaría al maltrato de esos pobres.
¡Que vivan los derechos de los celulares!
No imagines una vida sin uno de ellos. Adopta un celulito.
Nota: Me gustaría adoptar a ese K352. Seré una buena madre. Si me lo dan, yo lo educaré como es debido.
El que tengo ya no es un niño, sino un viejito.
Saludos y que tengan buen día.