sábado, 20 de octubre de 2007

Más de 2.500 jubilados y jubiladas firman acuerdo con Cantv


· La presidenta de la empresa, Socorro Hernández, destacó la confianza que los jubilados y jubiladas han depositado en Cantv. Así mismo, aseguró que cualquier arreglo al que lleguen en la Mesa de Conciliación, será pagado a todos por igual, independientemente de que hayan o no firmado previamente el acuerdo, si así lo dispone el Tribunal Supremo de Justicia.



A tres días de Mesas de Conciliación, más de dos mil 500 jubilados, jubiladas, pensionados, pensionadas, sobrevivientes y herederos han firmado el acuerdo con Cantv para resolver definitivamente el conflicto histórico contra la antigua empresa privada.

Así lo informó Socorro Hernández, presidenta de Cantv, durante el foro “Migración a Software Libre en la Administración Pública Nacional” que tuvo lugar en el auditorio de la empresa, en la Avenida Libertador.

“A la fecha llevamos más de dos mil 500 jubilados que han firmado el acuerdo. Estamos hablando en total de unas 10 mil personas involucradas en este conflicto. De esas 10 mil, son más de ocho mil entre jubilados y pensionados, mil sobrevivientes y unos mil herederos de los fallecidos”, explicó Hernández.


Masiva asistencia


La presidenta recordó que, en negociaciones previas, se obtuvieron unas tres mil firmas en un lapso de cerca de siete meses. “Si evaluamos lo que fue la firma de esos tres mil anteriores con respecto a estos dos mil 500, vemos que la diferencia es total. Las firmas anteriores se obtuvieron en unos siete meses, mientras que apenas en tres días llevamos más de dos mil 500 firmas. Ha sido masiva la asistencia de los jubilados y jubiladas. No han firmado más porque hasta ahora apenas hemos instalado las Mesas en Distrito Federal, Aragua, Carabobo y Barquisimeto”.

Hernández destacó la confianza que los jubilados y jubiladas han depositado en la empresa: “Tienen confianza en que nosotros estamos respetando y vamos a respetar lo que sentencia el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). Cualquier arreglo al que lleguen los jubilados en la Mesa de Conciliación, si es un acuerdo que debería ser considerado para todos los jubilados, será igualmente pagado para todos, independientemente de que hayan o no hayan firmado previamente el acuerdo. Nosotros cumplimos las leyes de la República y lo que diga el Tribunal Supremo lo vamos a respetar y lo vamos a cumplir”, aseguró.

En el interior del país


Las Mesas de Conciliación instaladas por el Tribunal Supremo de Justicia para dar solución al reclamo histórico de los jubilados de la Cantv se realizarán en las próximas semanas en los estados Mérida, Zulia, Táchira, Anzoátegui y Bolívar.

“Todavía falta parte del territorio por recorrer, y estamos seguros de que este acuerdo será firmado por la inmensa mayoría de los jubilados y jubiladas, pensionados, pensionadas, sobrevivientes y herederos de los fallecidos de Cantv. Nosotros consideramos esta propuesta y esta actividad que estamos llevando adelante un éxito”, afirmó Hernández.
En el estado Mérida se convocó una Mesa para este viernes 19 de octubre, específicamente en la ciudad de Mérida, la cual se llevará a cabo en el Edificio Corpoandes, sector La Milagrosa, Prolongación Avenida Los Próceres, Planta Baja. En el Zulia la Mesa de Conciliación se realizará en Maracaibo el lunes 22 , en la Torre Mara, en la sede del Poder Judicial de ese estado, avenida 2 El Milagro.
En Táchira el evento será en la ciudad de San Cristóbal, el martes 23 de octubre en el Centro Operativo Pueblo Nuevo de Cantv, ubicado en la calle Chile con calle Bella Vista. El miércoles 24 en Anzoátegui, en Puerto La Cruz, la Mesa de Conciliación será en el auditorio de PDVSA ubicado en el Campo Guaraguo. Finalmente el jueves 25 en el estado Bolívar, específicamente en la ciudad de Puerto Ordaz, se realizará la Mesa en el Club Caronoco de Ferrominera.
Todas las Mesas de Conciliación se llevarán a cabo a partir de las 10:00 a.m. Excepto la de Puerto La Cruz, que se hará a las 9:00 a.m.

Objetivos de las Mesas de Conciliación

Las Mesas de Conciliación cumplen entonces con su objetivo de abrir un espacio para el diálogo y la conclusión del pago de los conceptos contenidos en la sentencia de ejecución, emitida el 13 de diciembre de 2006 por el Juzgado Trigésimo Séptimo de Primera Instancia de Sustentación a los jubilados y pensionados de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela (Cantv). Además contribuyen a dilucidar cualquier desacuerdo entre las partes.
Estas Mesas cuentan con la presencia de la Presidenta de Cantv Socorro Hernández, el magistrado de Casación Social Luis Eduardo Franceschi Gutiérrez, representantes del TSJ, la Contraloría y Procuraduría General de la República; miembros de los ministerios del Poder Popular para las Telecomunicaciones y la Informática, del Trabajo y Seguridad Social.
Antecedentes
Cabe destacar que los antecedentes del prolongado conflicto con los ex trabajadores de Cantv se remontan al año 1991, cuando en pleno auge del neoliberalismo en América Latina, el Fondo Monetario Internacional (FMI) impuso el modelo de privatizaciones en el continente.
Hoy la realidad es otra. La promesa que les hizo el señor presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo Chávez Frías, a los jubilados de la empresa de telecomunicaciones durante el acto de nacionalización de la compañía es un hecho. Para la presidenta de Cantv, Socorro Hernández, la experiencia debe ser recordada por los trabajadores como una problemática más que resuelve la gestión bolivariana.

Las personas que convienen con la propuesta de pago realizada por Cantv, con base a la sentencia del TSJ, suscriben conformes el acuerdo y reciben en los próximos cinco días sucesivos a la firma el monto que les corresponde. Para las personas que tienen observaciones está abierta la mesa para dilucidar cualquier desacuerdo.
Hasta ahora han suscrito el acuerdo presentado por la empresa estatal, las Asociaciones de: Anzoátegui, Bolívar, Centro Llano, Carúpano Paria, Coro –Falcón, Guayana, Lara, Mérida, Miranda, Paraguaná, Portuguesa, Carabobo, Nueva Esparta, Sucre, Táchira, Vargas y Yaracuy.